ROSÁCEA

La rosácea es una patología inflamatoria muy frecuente en la población general, y que en ocasiones puede llegar a afectar en gran medida a la calidad de vida de los pacientes.  

Su diagnóstico es principalmente clínico, pero en casos dudosos disponemos de la realización de una “biopsia virtual” con el microscopio confocal, donde podemos ver tanto las lesiones subclínicas (que no se pueden ver con el ojo humano) como el agente que las causa (demodex folliculorum). 

 

Además, dado que es una técnica en vivo, es decir, no necesita extirpación ni biopsia de la lesión para su diagnóstico, permite realizar una adecuada monitorización para comprobar la eficacia del tratamiento.  

L

TIEMPO

25 minutos

ANESTESIA

Local (Crema)

SESIONES

Mínimo 3

RESULTADOS

> 3 semanas

DURACIÓN

3-5 años

PRECIO
TRATAMIENTO

L

SABER MÁS

El tratamiento láser de la rosácea es uno de los más demandados, y de los que más satisfacción proporcionan a nuestros pacientes.

 

Los resultados en términos de disminución de rojeces y vasos dilatados en la cara proporcionan gran alivio y mejoría estética, gracias a la tecnología de láser decolorante pulsado -laser Neodimio-YAG y tecnología de longitud de onda variable Nordlys de las que dispone Biolaser. 

La rosácea es una condición de la piel de la cara, crónica, que se caracteriza por inestabilidad vasomotora y tendencia a la inflamación.

 

Esta inestabilidad se manifiesta como ruborización con el calor, el ejercicio, la ingesta de alcohol aunque sean cantidades mínimas, emociones, etc. 

 

Conforme pasa el tiempo, esos episodios de vasodilatación –flushing, van pasando de ser fugaces, a originar rojeces permanentes en la cara, conocidas como cuperosis, y a la postre, la aparición de vasos dilatados de cierto calibre, perfectamente visibles (telangiectasias), todo lo cual resulta muy antiestético. 


Tanto la rojez difusa (cuperosis), como las telangiectasias, responden espectacularmente al tratamiento láser, siendo posibles mejorías muy notables, con eliminación de los vasos visibles y reducción drástica de las rojeces difusas en una media de 3 sesiones. 

Asimismo, muchos pacientes experimentan brotes inflamatorios, con aparición de lesiones similares a las pústulas del acné, fundamentalmente en el área central de la cara (nariz y mejillas). 

En estas circunstancias, pueden ser de gran ayuda el láser vascular, o los tratamientos médicos con cremas y/o pastillas.

 

Entre las primeras destaca el metronidazol en gel al 0,75% y la ivermectina al 1%, y entre las segundas los antibióticos como la doxiciclina o la minociclina.

 

Entre estos, el láser vascular suele ser el que consigue las remisiones más rápidas del brote, y a veces, una combinación de tratamientos puede ser la mejor opción. 

L

NUESTROS

SERVICIOS

L

Consulta médica gratuita

Gastos médicos 

Anestesia

Revisiones por parte del equipo médico

Consultas ilimitadas

Seguimiento por parte del personal de clínica

Teléfono de urgencia 24 horas 7 días semana

L

T  915 630 882

M 650 697 229

hola@cliniem.com

Paloma, 53 años

  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de YouTube