PEDIR CITA
Dieta de proteínas para perder peso

Dieta de proteínas para adelgazar

Elegir un estilo de vida saludable y crear buenos hábitos alimenticios son dos puntos clave, y totalmente necesarios, para cuidar de nuestro organismo. Nos esforzamos por alcanzar nuestro peso ideal y luchamos por mantenerlo. Y, aunque muchas veces no le damos importancia, el cómo nos alimentamos es la base que prima en muchos aspectos de nuestra vida.

Gozar de un buen estado físico ayuda a mantener una poderosa autoestima. Sin embargo, aparte de lucir una buena apariencia, estar en el peso adecuado nos garantiza un perfecto estado de salud.

En muchas ocasiones, una buena alimentación junto a la habitual práctica de ejercicio físico no es suficiente. Cuando hay un objetivo muy marcado o, sobre todo, cuando queremos bajar de peso, es cuando empezamos a ser más exigentes a la hora de comer. Es aquí cuando tomamos la decisión de ponernos a dieta.

Dentro del amplio mundo de las dietas encontramos la dieta de proteínas, también conocida como dieta hiperproteica

Descubre junto a nosotros en qué se basa esta dieta de proteínas para adelgazar y qué necesitas saber para llevarla a cabo.

Qué es una dieta de proteínas para bajar de peso

Las proteínas son esos nutrientes que proporcionan al organismo una gran sensación de saciedad. Estos alimentos nos ayudan a comer menos cantidad en una comida y, además, reducen la necesidad de ingerir alimentos a lo largo del día. Son grandes aliados, tanto para la reducción de volumen como para la pérdida de kilos. Por este motivo, la dieta de proteínas para adelgazar rápido se encuentra entre las opciones más famosas y efectivas de la actualidad.

¿Cómo sabemos si es una dieta rica en proteínas para perder peso? Sabremos que el régimen que estamos realizando es de proteínas cuando la mayor parte de las calorías que ingerimos provengan de alimentos proteicos.

Entre ellas destaca la alimentación con una dieta de hidratos de carbono y proteínas para adelgazar, en la que los hidratos sean mínimos, o inexistentes, y la base principal sean productos proteicos. Las dietas cetogénicas o las dietas keto son las grandes protagonistas de esta manera de perder peso. 

Cómo adelgazar con dieta de proteínas

Cada dieta rica en proteínas para perder peso es efectiva y, se realice con cetosis o sin ella, los resultados que se obtienen suelen ser muy satisfactorios. Con este tipo de alimentación se podrán conseguir altos objetivos a corto plazo. Pero, como en todas las dietas, no conseguiremos bajar de peso si no seguimos los pasos de una manera adecuada.

Para poder cumplirla y deshacernos de esos kilos de más, debemos seguir las siguientes premisas.

Elegir alimentos con proteínas magras o con grasas sanas

El tipo de proteína que escogemos también es importante. Lo ideal es decantarse por todos aquellos alimentos que contengan proteínas magras o con grasas sanas. Algunos alimentos a los que hacemos referencia con esta descripción son:

Carnes bajas en grasa como pescados, pechuga de pollo o de pavo, jamón de pavo, entre otros.

Huevos o clara de huevos.

Lácteos de carácter desnatado como quesos blancos, leche o yogur natural.

Productos de origen vegetal como leche de soja o almendras. 

Vegetales de calidad como acelgas, zanahorias, espinacas, tomates, pepinos…

Aceite de oliva o de aguacate.

Incorporar un alimento proteico en cada comida

Garantizar saciedad y saciación será posible si en cada comida que realices incluyes alimentos proteicos. Da igual el número de comidas que se hagan a lo largo del día, lo importante es que en cada una de ellas aportes proteína.

Saber qué alimentos incluir en tu primera comida del día te facilitará la organización para el resto de ellas. En el desayuno se puede añadir, por ejemplo, huevos, pechuga de pollo o pavo, lácteos desnatados o cualquier otra fuente con proteína de calidad.

En almuerzo, merienda y cena podrás jugar más con la combinación de alimentos.

Disminuir las calorías con moderación

A pesar de que este tipo de dietas no son hipocalóricas, producen una notable pérdida de peso. Ayudan a reducir la ingesta de alimentos y, además, disminuyen el apetito gracias a su saciedad.

Pero, aun así, es recomendable reducir las calorías ingeridas en un día de manera moderada. Seguir una alimentación en la que la ingesta de calorías sea inferior a 1000 Kcal puede llegar a ser perjudicial para el organismo y para la salud. 

Escoger fuente de calidad y no reducir en exceso los hidratos 

Lo ideal es no rebajar en exceso los hidratos de carbono para no alcanzar un estado de cetosis. La fórmula perfecta en este tipo de dietas sería que del 100% de los productos que ingerimos el 40 o 50% fueran hidratos

Incluyamos frutas, verduras, legumbres o cereales integrales para poder cubrir las calorías estimadas para un correcto funcionamiento del organismo.

Acompañar la dieta con ejercicio

El clásico entre los clásicos y lo que más nos suele costar, hacer ejercicio. Todos somos conscientes de que la actividad física es un punto básico y esencial para poder bajar de peso. Sin embargo, llevarlo a cabo requiere bastante fuerza de voluntad.

No dejes de lado este punto, ya que acompañar tu dieta con ejercicio potenciará positivamente los resultados a conseguir y, muy importante también, favorecerá tu salud. 

Alimentos prohibidos en la dieta de proteínas

Cualquier tipo de régimen en el que la intención principal sea adelgazar, conlleva la prohibición de alimentos

En las dietas proteinadas no se podrán consumir ninguno de los siguientes productos: 

Bollería industrial

Refrescos azucarados

Aperitivos salados

Embutidos

Patés

Alcohol

Comidas procesadas como zumos, pan de molde, salsas envasadas, precocinados o fritos

Una vez que hayas puesto en marcha esta dieta, podrás realizar un control de la misma cada 15-20 días. De esta manera podrás valorar y controlar tus progresos y realizar los ajustes que consideres necesarios.