PEDIR CITA

Cuidados tras una rinoplastia

La rinoplastia es una de las cirugías estéticas más demandadas entre nuestros pacientes y no es de extrañar, ya que se trata de un tratamiento definitivo con el que podrás cambiar el tamaño y la forma de tu nariz.

De hecho, no se trata de una intervención únicamente de carácter estético, ya que se pueden corregir problemas de salud con ella tales como desviación del tabique nasal que puede producir dificultad al respirar.

En consulta, una de las preguntas más frecuentes que se realizan a nuestro equipo médico sobre esta cirugía es por el postoperatorio, así que nos hemos reunido con ellos para poder dar respuesta a esas dudas.

Postoperatorio y cuidados tras una rinoplastia

Hay una serie de recomendaciones que se aconseja seguir para ayudar a que la recuperación sea más rápida y segura, evitando que surjan problemas por alguna acción incorrecta. A continuación detallaremos alguna de las más importantes:

Mantener la cabeza elevada

Una de las primeras recomendaciones suele ser que los pacientes mantengan la cabeza elevada, por encima de la altura del corazón para que la presión sanguínea en la cabeza sea menor. De esta manera el proceso de reabsorción del edema será más rápido, con lo que el tiempo de inflamación durará solo unos pocos días.

Aplicar frío local

La aplicación de frío por encima de la férula en los primeros días tiene un efecto antiinflamatorio, sobre todo en las primeras 48 horas tras la intervención.

Combinado con la medicación es un gran aliado para combatir la inflamación de los tejidos y el dolor asociado a ella.

Limitar el ejercicio físico

Se recomienda dejar apartado el ejercicio físico intenso durante un mes aproximadamente, aunque se puede pasear siempre que no suponga un gran esfuerzo.

Evitar exposiciones solares

No es recomendable tomar el sol hasta que hayan desaparecido los hematomas para evitar que la piel se pigmente en la zona amoratada. Es primordial aplicar una crema con filtro solar.

No usar gafas

Al menos durante un mes no se debe utilizar gafas para que no se apoyen en los huesos nasales; pasado ese tiempo, con los huesos ya soldados puede volver a utilizarse gafas sin problema.

Estas son algunas de las recomendaciones que se suelen dar en consulta para los cuidados tras una rinoplastia, pero ¿qué hay de las preguntas de los pacientes? Vamos a dar respuesta a las más frecuentes.

¿Cuánto tiempo dura la recuperación de una rinoplastia?

Siempre hay que recordar que cada paciente tiene sus tiempos, pero lo habitual es que la recuperación se lleve a cabo en un tiempo de dos a tres semanas.

Calendario de recuperación día a día:

Día 1: Momento en el que se regresa a casa tras la intervención. Se aconseja aplicar compresas frías durante 24-48 horas. Puede experimentar incomodidad, algo de inflamación y hematomas.

Día 2-3: Será el momento en el que se observe mayor hinchazón y moretones.

Días 5-14: Se retiran los puntos externos, así como los apósitos nasales internos y externos. Los hematomas desaparecen.

Semana 2-4: La mayor parte de la inflamación ya ha comenzado a desaparecer y la sensación de respirar será mejor.

1 año: En este momento el resultado de la intervención es ya definitivo.

¿Se produce mucha inflamación? ¿Y hematomas?

Como en cualquier intervención quirúrgica los tejidos se inflaman, aunque es bien tolerada por los pacientes. Para que la inflamación baje se recomienda dormir con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo, la aplicación de frío de manera local y es conveniente evitar agacharse o levantar objetos pesados en las tres semanas posteriores.

Caminar en los días posteriores también contribuye a la reabsorción del líquido de los tejidos que provoca esa inflamación.

Pese a lo esperado por la mayoría de los pacientes, al utilizarse técnicas muy poco traumáticas, no suelen aparecer grandes moretones, aunque hay que recordar que cada paciente responde de manera diferente a los tratamientos. 

¿En cuánto tiempo se ven los resultados de una rinoplastia?

En el momento en que se retira la férula tras el periodo estimado por el cirujano se pueden ver los primeros resultados de la rinoplastia.

Con el paso de los días y semanas, el resultado irá mejorando, considerándose definitivo al cabo de un año después de la intervención.

¿Qué no se debe hacer después de una rinoplastia?

Hay ciertos hábitos que están completamente desaconsejados como fumar o ingerir alcohol en los días previos y posteriores a una intervención quirúrgica. 

El tabaco, dado su efecto vasoconstrictor en los capilares sanguíneos, se recomienda abandonarlo al menos 15 días antes de la operación y durante las seis semanas posteriores a la misma.

En cuanto al alcohol, nuestro equipo médico aconseja no consumirlo en la semana anterior a la cirugía y al menos durante las dos semanas siguientes, ya que interfiere en la efectividad de los medicamentos, puede resecar la piel, provocar una mayor inflamación e incrementa el riesgo de sangrado.

Por supuesto, la mayor y más importante recomendación de todas es la asistencia a las revisiones postoperatorias pautadas para constatar que la evolución es favorable.

Esperamos haber resuelto las dudas más comunes en cuanto a la recuperación tras una rinoplastia, pero nuestro equipo médico especializado estará encantado de resolver todas aquellas que se os ocurran.