PEDIR CITA
qué es encapsulamiento de prótesis

Encapsulamiento o contractura capsular, ¿qué es?

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, toda intervención de mama puede tener complicaciones de carácter normal durante el postoperatorio: una ligera infección, aparición de hematomas, seromas o alteraciones de la cicatrización. Sin embargo, en una cirugía de aumento de pecho puede darse otro tipo de complicación: la contractura capsular.

Hoy venimos de la mano de nuestro equipo médico especializado de Cliniem para explicaros qué es una contractura capsular, cómo aparece y cómo se puede corregir.

¿Qué es una contractura capsular?

La contractura capsular, o encapsulamiento, es un engrosamiento exagerado de la cápsula que rodea una prótesis mamaria.

Esta reacción inflamatoria provoca un endurecimiento, cambio de la forma e incluso dolor en la mama intervenida.

Se trata de la complicación más frecuente en pacientes que se realizan una cirugía de pecho incluyendo prótesis mamarias, tanto en cirugías de reconstrucción mamaria como en intervenciones con fines estéticos.

¿Cómo se produce el encapsulamiento?

Al colocar un cuerpo extraño en nuestro organismo el sistema inmune responde intentando aislarlo y forma una cápsula a su alrededor. Esta cápsula inicial no afecta de ninguna manera al implante, sin embargo, hay factores que pueden sobreestimular la respuesta inmune y alterar el estado fisiológico de esa cápsula provocando complicaciones.

Los factores más comunes que provocan la contractura capsular suelen ser la contaminación bacteriana y la radioterapia. Un tratamiento de radioterapia administrado antes o después de la colocación de prótesis mamarias aumenta la incidencia de encapsulamiento.

Los hematomas y seromas, alrededor de implantes de mama, estimulan una respuesta inflamatoria que contribuye a la formación de tejido cicatricial y al proceso de contractura capsular.

¿Hay factores de riesgo asociados a la contractura capsular?

Hay factores asociados al paciente, a la técnica quirúrgica y al tipo de implante utilizado que pueden aumentar el riesgo de sufrir un encapsulamiento.

Algunos de los factores asociados al paciente serían los siguientes:

Incumplimiento del periodo de reposo indicado: puede ocasionar edema, sangrado, seroma, despegamiento del implante… Lo que provoca el encapsulamiento. Se debe guardar reposo estricto en el domicilio durante los días que prescriba el equipo médico sin realizar ningún esfuerzo o levantar los brazos.

No seguir las indicaciones médicas: es primordial seguir al pie de la letra las instrucciones que prescriba nuestro cirujano para que el proceso postoperatorio se lleve a cabo correctamente.

En cuanto a los factores técnico-quirúrgicos algunos de ellos son:

Plano de colocación: la colocación de las prótesis encima del músculo/debajo de la glándula mamaria eleva considerablemente la tasa de encapsulamiento. Es preferible colocar los implantes en el plano submuscular parcial. Las causas de este fenómeno se basan en una peor vascularización del plano subglandular lo que provoca cápsulas más firmes cuando se utilizan prótesis cubiertos de silicona, ya sean lisos o texturizados.

Cubierta de los implantes: los implantes tradicionales, lisos y texturizados, son poco resistentes al encapsulamiento si se colocan en el plano subglandular, por lo que se recomienda colocarlos en el plano submuscular. En cambio, los implantes modernos anti encapsulamiento, como los ultratexturizados o de cubierta de poliuretano, pueden colocarse en ambos planos con igual eficacia.

Técnica quirúrgica: si el cirujano no trata con delicadeza los tejidos puede ocasionar un cierto grado de necrosis y fibrosis que puede desencadenar una contractura capsular

También hay factores individuales, propias de la paciente, que son inevitables:

Piel dura e inelástica: una piel poco elástica puede hacer que el proceso de cicatrización capsular se realice sobre una gran presión mecánica y prolongada en el tiempo, lo cual lo convierte en un factor de alto riesgo de contractura capsular.

Mamas tuberosas: este tipo de patología presenta un déficit de piel en el polo inferior de la mama a tener en cuenta, por lo que aumentan las posibilidades de que el implante se encapsule. 

Alteraciones linfáticas y vasculares: toda anomalía que favorezca la aparición de edema, retención linfática o aumente el riesgo de sangrado hacen probable el encapsulamiento.

¿Cómo se diagnostica este problema en la cirugía de mama?

El diagnóstico es clínico, con alteración en la forma y consistencia de la mama y aparición de dolor. Se puede clasificar en distintos grados:

Grado I: mama de aspecto y tacto normales.

Grado II: tacto endurecido sin deformidad visible.

Grado III: mama firme con deformidad visible sin dolor.

Grado IV: mama dura con deformidad visible y con dolor.

También se puede diagnosticar mediante pruebas como la resonancia magnética o la elastografía con ultrasonidos.

¿Tiene tratamiento?

Según el grado en que se encuentre la contractura capsular se puede llevar a cabo un tratamiento más conservador o realizar una nueva intervención quirúrgica.

En el caso de encontrarse en Grado I y II se puede llevar un tratamiento médico a base de antibióticos, con antiinflamatorios esteroideos o no esteroideos y antileucotrienos. Todo ello con un seguimiento médico constante.

Si el encapsulamiento es de Grado III o IV, debe someterse a una intervención quirúrgica para extirpar la cápsula en su totalidad y colocar de nuevo la prótesis o una nueva.

¿Se puede prevenir el encapsulamiento?

La prevención se lleva a cabo evitando a toda costa la contaminación del implante tanto en la cirugía como en el postoperatorio tardío y evitando factores locales que pueden aumentar la inflamación a nivel mamario.

Las probabilidades de sufrir una contractura capsular disminuyen con una técnica quirúrgica escrupulosa y aséptica, con la utilización de profilaxis antibiótica y con un buen seguimiento en consulta tras la intervención.

Esperamos haber resuelto las dudas más habituales sobre esta complicación de las cirugías de mama con implantes y en el caso de que quieras profundizar más en el tema o creas que puedes tener una contractura capsular, pide cita con nuestro equipo médico especializado en Cliniem.