PEDIR CITA
qué es la rinoplastia ultrasónica

¿Qué es la rinoplastia ultrasónica?

Hoy en día las técnicas quirúrgicas avanzan a pasos de gigante por lo que podemos encontrar nuevos métodos que resulten en un menor tiempo de recuperación o reduzcan las molestias del postoperatorio.

Este es el caso de la rinoplastia ultrasónica, una cirugía de nariz que se lleva a cabo mediante la tecnología piezoeléctrica y permite disminuir el tiempo de recuperación tras la intervención.

En este post vamos a qué es la rinoplastia ultrasónica y en qué se diferencia de otros métodos tradicionales de cirugía de nariz.

¿Qué diferencias hay entre la rinoplastia tradicional y la ultrasónica?

Si eres asiduo a nuestro blog habrás leído recientemente que la cirugía estética de nariz es mucho más que una simple moda. La rinoplastia consiste en la remodelación de la nariz para corregir deformidades o modificar el tamaño, bien por motivos estéticos o de salud

En el caso de la cirugía convencional, esta se lleva a cabo de una manera similar a como trabajaría un escultor: cincelando el hueso mediante pequeños golpes en la nariz para remodelarla. En este caso la intervención no es muy larga en duración pero provoca mayor inflamación y hematomas, además suele ser necesario taponar la nariz durante unos días para evitar el sangrado.

Entonces cabe preguntarse, ¿cómo se lleva a cabo una rinoplastia ultrasónica? Bien, esta técnica se realiza utilizando un bisturí piezoeléctrico que, gracias a las vibraciones ultrasónicas que emite, permite cortar y remodelar el hueso de manera muy precisa.

Este bisturí especial no causa lesiones en otros tejidos y es por ello que se reducen los edemas y hematomas postoperatorios y no es necesario realizar un taponamiento nasal tras la intervención.

Motivos por los que realizar una cirugía de nariz ultrasónica

Las razones para someterse a una rinoplastia pueden ser tanto estéticas, para lograr una mayor armonía del rostro, como de salud, corrigiendo, por ejemplo, una desviación del tabique nasal que produce problemas de dificultad respiratoria. En el caso de la operación de rinoplastia ultrasónica, las razones pueden ser las mismas, excepto para una corrección de la punta de la nariz para la cual no se aconseja esta técnica.

Ahora que hemos visto las diferencias principales entre la rinoplastia tradicional y la novedosa rinoplastia por ultrasonidos y las razones que pueden motivar esta intervención, vamos a entrar más en detalle sobre cómo son la operación y la recuperación.

Qué es la rinoplastia ultrasónica: operación y postoperatorio

Como bien hemos comentado, en esta técnica se utiliza un bisturí especial llamado piezotome con el cual se lima y rompe el hueso de manera controlada para conseguir los resultados deseados por el paciente.

Gracias al bisturí piezoeléctrico se consigue un limado milimétrico y con los ultrasonidos se evita la necesidad de fracturar los huesos, respetándose todos los tejidos de la nariz.

La intervención tiene una duración de 90 minutos aproximadamente y se realiza bajo anestesia general. Tras la cirugía, se aplica una férula nasal que se deberá llevar durante el tiempo que valore el cirujano, normalmente entre 5 y 8 días.

¿Y cómo es el postoperatorio? La rinoplastia es una cirugía en la que apenas hay dolor, aunque puede resultar molesta. En la primera semana es habitual que aparezcan edema y algún hematoma alrededor de los ojos o mejillas pero mucho más sutil comparado con la técnica tradicional. Si quieres saber más, te recomendamos que sigas nuestros consejos sobre los cuidados tras una rinoplastia.

Los primeros días es normal tener una sensación de congestión nasal parecida a la que tenemos cuando nos resfriamos.

Durante la primera semana de recuperación, el paciente debe realizar lavados con suero fisiológico varias veces al día así como limpiar la herida para evitar la formación de costras. Sin olvidar tomar la medicación pautada por su cirujano para la inflamación, dolor o antibióticos para evitar infecciones.

Tras esa primera semana suele retirarse la férula protectora y hay ciertas indicaciones a tener en cuenta:

Postura para dormir: se debe dormir con la cabeza elevada durante el primer mes para mejorar el drenaje linfático y así ayudar a que la inflamación o edema bajen. También es recomendable utilizar una almohada de viaje para mantener la postura boca arriba y evitar dormir de lado y golpearse la nariz.

El uso de gafas: no es posible utilizar gafas en las primeras 4-6 semanas, ni tampoco sonarse la nariz o bucear.

Ejercicio físico: se aconseja no realizar ejercicio físico de moderado a intenso durante las primeras 4 a 6 semanas.

Adiós al tabaco: las personas fumadoras pueden presentar algún problema en la recuperación de su cirugía, por lo que, si fumas, es conveniente que  dejes ese hábito al menos 2-3 semanas antes de la intervención y otras tantas después de la operación.

¿Soy un buen candidato para la rinoplastia ultrasónica?

Ya vimos que en el caso de la rinoplastia tradicional, tanto estética como por salud, se desaconseja someterse a esta cirugía a personas menores de 18 años ya que aún se están desarrollando y los huesos de la nariz pueden seguir creciendo.

En cuanto a la rinoplastia ultrasónica ocurre lo mismo, cualquier persona mayor de 18 años y con una buena salud física general que desee mejorar el aspecto de su nariz puede realizarse este tipo de intervención.

Si estás interesado en conocer más detalles sobre la rinoplastia ultrasónica en Madrid, no dudes en contactar con nuestro equipo médico especializado de Cliniem, ellos te explicarán todas las claves de esta revolucionaria técnica.