PEDIR CITA
Cuidados cicatrices del aumento de pecho

Cómo cuidar las cicatrices del aumento de pecho

El tamaño y aspecto de los pechos son dos de las características físicas que más preocupan a las mujeres.

El aumento de pecho es, como ya sabemos, una de las cirugías más demandadas de todos los tiempos. Como bien indica la SECPRE, Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, más de 18.000 mujeres al año se realizan este tipo de cirugía corporal.

Las incertidumbres sobre la cirugía van más allá de saber cómo quedará su figura. Todo el mundo que decide someterse a un tratamiento quirúrgico tiene cientos de dudas. 

Uno de los puntos más importantes, además de saber cómo serán los resultados tras la intervención, son las cicatrices del aumento de pecho.

Conoce qué es un aumento de pecho, cuáles son las técnicas para realizar este tipo de tratamientos y qué consejos seguir para reducir la visibilidad de las cicatrices.

Qué es una mamoplastia de aumento

El aumento de pecho es un procedimiento quirúrgico con el que modificar y mejorar el tamaño y la forma del pecho. Esta intervención también es conocida con otros nombres populares como aumento mamario o mamoplastia de aumento.

En Cliniem somos expertos en este tipo de cirugías y ofrecemos una primera cita de valoración gratuita. En ella aconsejamos a nuestras pacientes qué técnica será la más adecuada según sus necesidades y su tipo de pecho.

Técnicas para realizar una mamoplastia

Un aumento de pecho se puede llevar a cabo de tres maneras distintas. Puede hacerse vía axilar, vía areolar y vía inframamaria. Te explicamos en qué casos se utiliza cada técnica.

Vía axilar

La técnica axilar se utiliza, sobre todo, en mujeres con pechos pequeños que no presentan asimetrías. Este método también es idóneo si la paciente se caracteriza por tener un tórax pequeño.

En este caso se realiza una incisión debajo de la axila y, aunque pueda parecer sencilla, hay que realizarla con mucho cuidado. Es una zona tan delicada que puede alterar el drenaje linfático mamario.

Vía areolar

La vía areolar es el procedimiento más utilizado, ya que disimula muy bien las cicatrices. Esta técnica permite que las cicatrices queden totalmente escondidas entre la areola y la mama.

Se hace una incisión, en forma de semicírculo, en la zona existente bajo la areola. Aunque la cicatrización suele depender de la capacidad de cada persona de cicatrizar, en este método las cicatrices suelen quedar bastante difuminadas.

Vía inframamaria

Al hablar de zona inframamaria estamos haciendo referencia a la parte que une el pecho con el tórax. 

Se realiza una mamoplastia por vía inframamaria cuando las areolas son demasiado pequeñas para colocar los implantes. 

En este caso la cicatriz se localiza en el surco de la mama.

Consejos sobre cómo cuidar las cicatrices del aumento de pecho

Ya sabemos qué tipo de cicatrices podemos tener tras un aumento de pecho. Ahora solo nos queda averiguar qué podemos hacer para ocultarlas. Si hace tan solo unas semanas os contábamos el tiempo del postoperatorio de una mastopexia, hoy es el turno de los cuidados de las cicatrices del aumento de pecho.

Los expertos cirujanos de Cliniem te indicarán cuáles son las pautas a seguir después de este tipo de intervenciones. Y, además, estamos seguros de que, si sigues estos tips harás que estas pequeñas marcas sean imperceptibles para el ojo humano.

Utilizar un sujetador especial

Tras una mamoplastia de aumento es imprescindible utilizar sujetadores especiales para el pecho. Además de ayudar a tus mamás a estar más protegidas, ayudará a disminuir la presión sobre la incisión mejorando el proceso de cicatrización.

Evitar hacer esfuerzos

Como después de cualquier tipo de intervención tendrás que guardar reposo. Seamos conscientes de que dependiendo del tipo de mamoplastia el reposo será mayor o menor. Es muy importante tener una buena recuperación, incluso para las cicatrices

Cremas especiales para mejorar la cicatrización

Siempre siguiendo los consejos de los cirujanos de Cliniem, podrás elegir entre varias cremas con las que cuidar las cicatrices. Puedes escoger entre cremas antibacterianas, cremas suavizantes o, incluso, tratamientos de silicona. Con estos últimos conseguirás hidratar las cicatrices y aplanar la zona corporal afectada.

Masajes en las cicatrices después del postoperatorio

Cuando se hayan caído las costras de las cicatrices podrás empezar a realizarte masajes sobre las mismas. El objetivo de esto es distribuir el colágeno de las cicatrices evitando que se acumule solo en una zona.

Protección solar y evitar exposiciones al sol

Tras someterse a cualquier procedimiento quirúrgico la piel está muy vulnerable y se puede quemar con mayor facilidad.

Usar crema solar de muy alta protección ayudará a proteger las cicatrices. Aun así, lo ideal es intentar evitar cualquier tipo de exposición solar. 

Parches de silicona reductores de cicatrices

Existen unos parches de silicona capaces de reducir las cicatrices. Podrás encontrarlos en cualquier farmacia pero, antes de comprarlos, consulta con tu médico si esta opción es viable para ti o no.

Dieta saludable y equilibrada

Además de todo lo mencionado anteriormente, mantener una dieta sana y equilibrada siempre es un punto importante. Por lo que habrá que cuidar, más aún, tanto la alimentación como los cuidados y hábitos diarios.

Cuídate y consigue que tus cicatrices sean casi invisibles.