PEDIR CITA
Pecho Natural con cirugía mamaria

Cirugía de mamoplastia de aumento, ¿podemos conseguir un pecho natural?

La frase “un pecho operado, aunque sea bonito, no queda natural”  la habrás escuchado infinidad de veces, pero, si te dijese que no tiene por qué ser así ¿me creerías?

Hoy venimos a hablaros sobre ese gran mito y explicaros que un aumento de pecho puede ser todo lo natural que queráis que sea.

La naturalidad de un aumento de pecho

Lo primero de todo, hay que plantearse que los gustos de cada mujer respecto a su cuerpo son diferentes a las de otras mujeres al igual que sucede con las preferencias en cuanto ropa, maquillaje o corte de pelo.

Por tanto, no todas las mujeres buscan un resultado híper natural cuando se someten a una intervención de mamoplastia de aumento y por ello podemos ver en fotografías senos que “se nota” que están conseguidos mediante cirugía.

Ahora bien, si en tu caso quieres hacerte un aumento de pecho cuyo resultado sea natural sigue leyendo, porque te vamos a dar las claves para conseguirlo.

¿Cómo conseguir un pecho natural con la mamoplastia de aumento?

Lo principal es acudir a un cirujano experimentado, como nuestro equipo médico en Cliniem, y exponer tus preferencias en cuanto al resultado del aumento de senos.

En consulta, el cirujano realiza un estudio exhaustivo de tu cuerpo para que el resultado final sea el más armonioso, además de valorar aspectos como tu figura, estatura, el ancho del seno para saber el espacio existente en el que colocar la prótesis, si existe algún descolgamiento de los seno y el estado y la calidad de la piel del pecho.

Con ese estudio el equipo médico puede determinar qué tipo de prótesis se ajusta mejor para conseguir un resultado óptimo y ser lo más fiel posible a tus deseos y expectativas. Así que déjate aconsejar por tu cirujano, que determinará el tipo de prótesis, volumen y proyección que mejor se adapten a tu cuerpo para conseguir el pecho deseado. 

Tu fisonomía es muy importante a la hora de elegir, por ejemplo, el volumen de la prótesis, ya que un implante muy grande para una paciente muy delgada y de poca estatura quedará poco estético y puede incluso acarrear problemas en los músculos y tejidos al soportar el peso de las prótesis. Sin embargo, en mujeres de estatura elevada y con una estructura ósea mediana o grande unos implantes de más volumen pueden quedar muy armoniosos con el resto de la figura.

En cuanto al espacio del pecho ayuda también a decidir por unos u otros implantes, ya que si el espacio es pequeño y se eligen unas prótesis muy grandes la piel quedaría claramente tirante y podría llegar a distinguirse el propio implante.

¿Qué prótesis elegir para un pecho natural?

Cuando una paciente decide realizarse una mamoplastia de aumento llega el momento en que hay que elegir los implantes mamarios: ¿prótesis redondas o anatómicas? 

Bien, desde hace varios años las prótesis anatómicas parece que le han comido terreno a las clásicas prótesis redondas porque prometen un resultado más natural y esto es cierto, pero solo en parte.

Es cierto que los implantes anatómicos, con esa forma característica que recuerda a una gota y tan similar al seno natural, suelen conseguir resultados más naturales. Sin embargo, siempre hay que estudiar el caso particular de cada paciente ya que, por ejemplo, si la paciente presenta unas asimetrías muy notables o apenas tiene tejido mamario las prótesis redondas otorgarán el mejor resultado posible.

En pacientes que tengan ya unos senos de tamaño considerable o que no sean muy delgadas, los implantes redondos también pueden dar como resultado un pecho muy natural.

El propio material del que están fabricadas las prótesis puede marcar la diferencia en cuanto a que el resultado final sea más o menos natural. Los implantes hechos de un gel más blando proporcionan una mayor sensación de naturalidad al tacto.

Un pecho con movimiento es más natural

Piensa en las cirugías de aumento de pecho de hace unos 25 o 30 años… Senos que se veía claramente que eran fruto del paso por quirófano. Implantes demasiado grandes para cuerpos muy delgados y pequeños y lo que más llamaba la atención: no se movían de su sitio.

¿Recuerdas la imagen de Pamela Anderson corriendo en la famosa serie en la que hacía de socorrista? Efectivamente, el movimiento era casi inexistente y eso hacía que se vieran muy poco naturales, además del tamaño quizás excesivo.

Es muy importante conseguir cierta oscilación, que el pecho se mueva coincidiendo con los movimientos de la paciente para otorgarle más naturalidad.

Obviamente el pecho debe ser firme pero es primordial que exista ese movimiento típico del pecho no operado para que no sea evidente que se han colocado unos implantes mamarios.

Después de todo lo explicado cabe recordar que hay mujeres a las que no les importa que se note que se han realizado un aumento de pecho, es más, es posible que incluso deseen que se perciba como tal y es perfectamente válido. Pero si tu caso es el contrario y tienes dudas sobre si un pecho operado puede ser natural te recomendamos que pidas una cita en Cliniem, ya que nuestro equipo médico especializado resolverá todas tus inquietudes al respecto.